Traductor

lunes, 8 de julio de 2013

"Biba" la experiencia

Buscando ofertillas de trabajo, como hago diariamente, en la red, me he quemado tanto que he decidido retomar el blog y expresar mi entero agradecimiento a las empresas que publican ofertas, ya que sin ellas y sin su eficiencia a la hora de buscar aspirantes, no estaría ahora quemada como una mona escribiendo estas lineas.

No voy a contar nada nuevo que no sepáis ya, solo decir que no se si pegarme un tiro o echarme a reír con los requisitos de ciertas ofertas (por no decir todas).


Los requisitos en cuanto a estudios no me desagradan del todo, normalmente los veo "lógicos" en lo que al puesto en sí se refieren, pero queridos amigos..... el requisito number one, LA EXPERIENCIA, hace que me quiera tirar de los pelos.


La cosa esta así: 


  1. 100 años de experiencia para un puesto en el que quieren gente joven, ergo no se de donde han podido sacar tiempo físico esos jóvenes para tener titulación y experiencia.
  2. Trabajos en los que no se requiere ni experiencia ni estudios, ergo "Ven con nosotros que te engañemos como a un chino".
En serio, 2 años de experiencia para doblar camisetas en una tienda? 2 años de experiencia para vender móviles? Realmente es necesario?

No digo que en trabajos que requieran cierta peligrosidad o maestría se pidan referencias, hasta ahí llego, pero por favor! 
Todo el mundo te pide experiencia por lo tanto ¿cuándo COJONES voy a adquirirla si nadie me da trabajo?

Y en el fondo da igual la experiencia que tengas o que no, cada empresa tiene su método y su funcionamiento, podías ser el crack en "Lencería la Pepi" pero cuando entres a "Modas Maruja" tendrás que aprender como funcionan allí, eso no te lo va a dar la experiencia. Y las camisas las doblo igualmente en mi casa, ¿podré poner eso en experiencia?

Sé que me estoy centrando en ofertas textiles, pero ahora mismo las rebajas es lo que tienen, que la mayoría de ofertas son para cubrir este sector, pero esto es extensible a muchos otros tipos de trabajo.

Y por otro lado tenemos las ofertuchas (porque no se las puede llamar de otra manera) en las que no te piden ni estudios ni experiencia. Lo que no te dicen es que aparte de eso tampoco quieren que tengas familia, amigos, amor propio, tiempo libre, dignidad y un largo etc. La traducción a esas ofertas sería: "Empresa de chichinabo busca jóvenes incultos, fáciles de manejar, con ganas de partirse el lomo para estafar a gente puerta por puerta".
Sé de lo que hablo, yo un día, tiempo atrás, fui una de esas jóvenes "alegres, comunicativas, con ganas de una oportunidad en una importante empresa en el sector y con ganas de ganar 100 millones de euros por tocarme la flor".

En fin, la cosa es que a día de hoy con estudios, madurez y ganas de trabajar lo único que puedo hacer es o ser la joven alegre y estafada (y por supuesto pobre) o mentir como una bellaca sobre la experiencia que tengo y luego que pase o que dios quiera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada